Una persona que viene a visitar una empresa (ya sea un futuro aprendiz, un futuro empleado, un cliente actual o futuro…) se hace una idea de ella desde los primeros minutos. Cada detalle será entonces un elemento potencial para detectar la atmósfera y el estado de ánimo del lugar y de las personas que trabajan allí: la hospitalidad de los empleados, la luminosidad, el mobiliario, la calidad de los sillones y sofás… la más mínima pista cuenta para hacerse una idea de la imagen de la empresa. Un poco como el código de vestimenta de un candidato que se presenta a una entrevista de trabajo.

Vestir la pared de la recepción de una oficina

Dependiendo de la configuración del espacio de trabajo, puede ser la superficie de la pared que se descubre al salir del ascensor, o la pared detrás de las azafatas de un espacio abierto. Escribir la palabra “bienvenido” de forma hermosa y con hermosos colores puede ser una maravillosa forma visual de dar la bienvenida a los visitantes a su espacio.

De hecho, tendemos a subestimar las propiedades fisiológicas de los colores, que pueden tener un impacto significativo en el estado mental del “espectador”. Una buena elección de colores y con la luz adecuada tendrá la capacidad de relajar más o menos al visitante y ¿por qué no ponerlo en confianza?

Más fuerte que los lienzos “clásicos”

A menos que estén en dimensiones en las que sean “tragados” por el espacio, ningún lienzo tendrá tanto impacto como una hermosa pieza de graffiti en una pared entera. Más vida. Más autenticidad. El testimonio del paso de un artista callejero más o menos conocido en estos locales.
Locales que de repente se vuelven atípicas, singulares. Un artista vino a pintar allí.

¿QUIERES UN ROTULO A MANO?

Akbaros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *